20090127

133

133º de separación y de grados de temperatura. Entre toda la metamorfosis absurda entre el tiempo atascado, entre las luces y la lluvia. Ardor exquisito del chocolate y el dulce excesivo del mellow. Recuerdo ver borroso tu rostro mientras que la música cambia entre notas tristes y letras tristes que no son ni para mi ni para ti, pero, ¿Alguna canción lo ha sido? jamás. Algo cambia y me obliga a cambiar, es todo absurdo bajo la lluvia, las alas luchan por salir del abrigo, opto por patinar entre los ladrillos del sendero. Mierda, me doy cuenta que no puede ser, es innecesario. Hay que irse, tenemos que, por el camino de senderos que se bifurcan y llevan a dar vueltas en círculos, sólo guíate por la luz de los autos que se apresuran y patinan en la lluvia. Respira y camina, el frío no existe, sólo el rico roce del agua en la piel. No sueltes mi mano y atrapa a las putas luciérnagas que insisten en guiarnos. Llega hasta el punto 133 donde nada existe, pero sólo nos queda esperar.

7 comentarios:

radicaLibre dijo...

Como buen habitante de las orillas del reservorio de Guangopolo, todavía no me entra en la cabeza cómo pueden volar las luciérnagas con los aguaceros que caen sin que las gotas de agua las tumben.

Juandiego dijo...

Oye Sakura, he estado preguntandome algo ultimamente y no logro tener una respuesta satisfactoria, quizas puedes aportar con alguna idea en una oración corta...

Por que las personas se encariñan de otras personas, especialmente en casos donde saben de antemano que las cosas van a salir mal? Que es lo que nos impulsa a ser tan terriblemente necios?

Diana dijo...

el frio no existe solo el roce de la lluvia por la piel??
tienes razon!

LeX dijo...

la próxima llevalo a Triple G ese le gusta tragar de todo en especial a los años le vedría bien unas luciérnagas

Ludovico dijo...

eres increible!

Chopan dijo...

tu vida es un anime!! :P

Venus dijo...

me hizo acuerdo de las tumbas de las luciérnagas... =(